Un joven acusa a los Mossos de reventarle un ojo de un pelotazo

Publicado en El Periódico de Catalunya

Nicola Tanno, un joven italiano de 24 años, ha perdido totalmente la visión de su ojo derecho a consecuencia, según denuncia, del impacto de una pelota de goma disparada por los Mossos d’Esquadra la noche de la victoria de España en el Mundial. Tanno ha tenido que ser operado dos veces: una, para la reconstrucción del párpado, destruido por el impacto, y otra para sustituir un hueso de la cavidad ocular con una placa de titanio. El 28 de julio presentó una denuncia contra los Mossos. 

Tanno, representado por el abogado Pere Picón, ha demandado al jefe de grupo y al jefe de equipo que dieron la orden policial de disparar balas de goma y al mosso d’esquadra que, según su versión, disparó su arma contra las personas que estaban en las mesas exteriores y la puerta del bar Mas Frankfurt.

El chico recibió un golpe en el ojo derecho mientras se encontraba junto a otras personas frente al bar, en Gran Via, 347. Explica que sus amigos y él habían llegado hasta allí alejándose de la plaza de Espanya porque habían visto que la policía estaba montando allí un dispositivo para desalojar el lugar.

Una zona tranquila

«Queremos demostrar que el protocolo no fue respetado», afirma Nicola Tanno. «No había –añade– ningún tipo de peligro en la zona donde estábamos. Los Mossos provocaron un pánico injustificado, pues estábamos a 200 metros de plaza de Espanya, en una zona donde había gente de todas las edades, incluso niños, y la situación era muy tranquila. Pedimos a la policía que nos diga quién estaba al frente y dio las ordenes aquella noche».

Cándido M. González, un chico que se encontraba en la terraza del bar, explica cómo encontró al joven herido. «Hasta aquel momento por la Gran Via solo había gente festejando, sin ningún problema. Yo estaba sentado en una mesa del bar cuando vi a una multitud procendente de la plaza de Espanya por la Gran Vía», cuenta González. «La avenida se convirtió en un campo de batalla, los antidisturbios crearon una situación de violencia injustificada», añade.

Cuando fue a refugiarse dentro del bar, González vio que Tanno había recibía un violento golpe en la cara: «Vi a un chico literalmente volar hacia atrás y ponerse la mano en el ojo derecho antes de caer al suelo. Llamé al servicio de emergencia y me arrimé a la pared porque escuchábamos más disparos».

«Nos dijeron lo que le había pasado al chico y llamamos a la ambulancia», recuerda Patricia Africano, empleada del bar Mas Frankfurt.

Esperando la notificación

Fuentes de los Mossos explicaron a este diario que ayer aún no habían recibido notificación judicial de esa denuncia y avanzaron que cuando llegue se abrirá una investigación interna para determinar lo ocurrido. Al margen de si fue por culpa de una pelota de goma o no, los Mossos lamentaron las heridas sufridas por el joven y expresaron su preocupación por que una vez más una celebración por una victoria futbolística concluyera en disturbios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s